Se denomina Esteros del Iberá a un extenso humedal que abarca unos 12 000 km², en la provincia de Corrientes,1​ en el nordeste de Argentina. Solo superado en extensión por el Pantanal (brasileñoboliviano y paraguayo) con el cual forman el segundo humedal más grande del mundo, parte de un sistema hidrográfico mucho más extenso: el macrosistema del Iberá, de cerca de

45000 km², en el que se desarrolla un ecosistema subtropical y tropical de enorme diversidad.

Debido a su peculiar geografía y difícil acceso, la zona cuenta con una rica y variada población animal. La fauna autóctona incluye numerosas especies amenazadas para las cuales este es uno de los últimos hábitats remanentes; entre ellas, el ciervo de los pantanos (Blastoceros dichotomous), el venado de las pampas (Ozotocerus bezoarticus), el carpincho (Hydrochoerus hydrochaeris), el lobo de crin o aguará guazú (Chrysocyon brachiurus), el yacaré overo (Caiman latirostris) y negro (Caiman yacare), la boa curiyú (Eunectes notaeus) y el lobito de río (Lontra longicaudis), los monos aulladores (o carayás), así como una enorme variedad de aves como el pirincho entre tantas muchas aves.

Sin dudas, el turismo rural en sus formatos de ecoturismo y turismo activo, le han dado una fisonomía a los esteros del Iberá como un verdadero paraíso de vida silvestre donde poder convivir con un ecosistema en plena expansión y desarrollo de especies animales y vegetales. Es gracias al turismo y a la conciencia ecológica y conservacionista conque pueden disfrutar a pleno todo lo que son los esteros del Iberá.

Hay distintas opciones para acceder a esta maravilla de la naturaleza en Argentina, pero los más recomendable y que nunca defraudará al visitante es hacerlo por Colonia Carlos Pellegrini. Allí, en una pequeña pero próspera localidad de fuerte identidad correntina, el turista encontrará todo lo que necesita para abordar de lleno esta magnífica geografía y encontrarse con su cultura.

El Iberá es algo mágicamente inesperado, te sorprenderá con la vida salvaje, las noches estrelladas, el ruido del silencio y la calidez de su gente.

 

 Iberá es un lugar para visitar en cualquier época del año, cada temporada guarda algo sorprendente, ideal para combinar con Cataratas del Iguazú, Ruinas de San Ignacio y Moccona.

166324213_1625226141004287_2985178113768739950_n_edited.jpg